Moldeando Sueños: Nicolas Pottery

Con mucho empeño Nicolás amasó sus ideas a través de los años dando creación al mundo Pottery. Inauguró hace un año un espacio en Nordelta, donde funciona su tercer taller de cerámica.

Moldeando Sueños: Nicolas Pottery

Nos cuenta todo sobre sus inicios. Cómo revolucionó el concepto habitual de un taller a puertas cerradas por uno donde los tornos, la mesada y las bachas son las vedettes. Cada vez más la gente lo elige a la hora de hacer un curso de alfarería por su propuesta original. Nos anuncia su próximo desembarco en la zona de Palermo Hollywood, donde llevará el mismo concepto que lo hizo famoso entre las celébrities. Entre ellas, Dalma Maradona hizo en sus cursos todos los souvenirs para su casamiento.

Nicolás Martínez (36) tiene algo magnético. Es dueño de una sonrisa fresca que te cautiva y te invita sin escalas a entrar en su mundo. Contagia entusiasmo y se lo ve feliz por el momento que está viviendo. Es que no todo le fue fácil pero con empeño y convicción hizo una carrera ambiciosa que inició hace 24 años. Fue mucho tiempo preparándose y “amasando” su sueño. Dentro del taller el clima es de manos que trabajan, piezas que parecen contar historias que, aún sin mediar palabra, hablan de creaciones donde las personas son el motor necesario para cada pieza. 

“El Mundo Pottery gira básicamente sobre tres conceptos podés sentarte a tomar algo en el Pottery Coffee Bar con nuestra vajilla, la podés comprar o la podés hacer”

¿Cuál es el valor agregado que brindas en tu taller para hacerlo diferente?

Quiero que el alumno se sienta cómodo. Que se lleve conceptos de tendencia, moda en deco, que disfrute de cada clase. Por eso cada cosa está pensada, cuido cada detalle, desde los elementos de limpieza hasta los colores de moda de los esmaltes.

¿Cómo surge la idea del Pottery Coffee Bar?

Nació con la necesidad de crear un espacio donde compartir un rato agradable antes o después de cada clase. Tiene pastelería y panadería propia y es abierto al público.

¿Todo lo que está a la vista en vajilla es de producción propia?

Sí, tenemos los talleres de Acasusso desde donde se produce toda mi línea de vajilla que se vende en los locales.

¿Es terapéutico lo que experimenta la gente al trabajar con el barro y las manos?

Yo veo que la gente lo toma como una descarga, puedo ver los cambios de cuando llegan a cómo se van. Creo que el proceso de creación en la cerámica tiene mucha correlación con la vida misma, nos abrimos, subimos, bajamos podemos sentir que en cada proceso y en cada pieza hay algo de nosotros mismos. 

¿Cuál crees que es el secreto de tus cursos?

Creo que talleres de cerámica siempre hubo y va a haber pero mi idea era tener un diferencial. Yo cuento que mi visión es llegar a ser como el megatlon de los gimnasios. Lograr que la gente pueda disfrutar del espacio, con una estética cuidada, con detalles como la toallita en cada torno y que puedas venir antes para compartir algo rico, un café que eso fue el último aporte que se hizo acá en Nordelta. Cuando ofrecés más está bueno porque la gente te sube la vara y de algún modo yo siento que dice “yo te pago pero quiero lo mejor para estar acá” y a ese público apunto. 

¿Qué lugar en tu historia le das a este local de Nordelta? ¿Qué significó para vos?

Mucho, es mi gran paso hacia esa idea de Mundo Pottery que quería. Pensé siempre en un lugar que sea agradable y Nordelta, es como el taller estrella, tiene una vista inmejorable, todos los detalles fueron cuidados. Los tornos están diseñados por mí, desde la funcionalidad apta para personas con discapacidad, hasta esa estética especial que quería para el dictado de los cursos.

¿Crees que cuesta mucho ser emprendedor?

El emprendedor argentino merece un Martin Fierro no depende de este gobierno ni el anterior… El emprendedor es el que genera trabajo y cuesta mucho llevar un negocio al frente.

¿Es una empresa familiar?

Si, mi mamá es socia en los talleres de Acasusso y Nordelta; mi hermano Ezequiel, es mi socio actual en el bar; mi hermano Pablo es el gerente y Charly Ronco que es mi pareja, también me acompaña. 

¿Qué significa Charly en este emprendimiento?

Charly es relacionista público y es muy importante en esta nueva etapa de mi vida. Me ayuda mucho, está atento siempre a todos los detalles trabajando a la par mío. Es quien trabaja para posicionar mi marca, maneja mi agenda, busca relacionarme con las celebrities y fue clave para encarar el nuevo proyecto en Palermo Hollywood.

¿Cómo empezaste con alfarería? ¿Cuál es tu formación?

Yo tenía 12 años y mi mamá era productora de un programa de radio y le contrataron publicidad con canje de una escuela de alfarería. Una vez por semana 2 horas durante toda la secundaria hice la escuela de cerámica. Cursé toda la secundaria y el programa terminó en un momento y en el taller deciden becarme porque hasta que no trabajé no tenía posibilidades económicas en mi familia para poder pagarlo.

¿Armaste tu empresa desde cero? ¿Cómo fue ese camino?

Todo lo hice desde cero. Por momentos no fue fácil, pasé momentos complicados pero tenía la convicción y las señales suficientes para ver que mi camino era este. Trabajé durante 7 años en Alparamis arrancando en el puesto más bajo, en el depósito y de a poco fui ascendiendo haciendo carrera en la empresa. Esa formación fue importante. Fue desde ahí adentro que se me ocurrió proponerles ser un proveedor de la vajilla y producir para ellos al principio en consignación. Mi madre me ayudaba con la producción. Yo diseñaba las líneas completas para ellos. En el año 2006 cambiaron de gerente de compras y me pararon una orden muy grande. Mi casa estaba detonada de productos y no hubo manera de negociar para que me compren la mercadería. 

¿Crees que esa fue tu peor crisis?

Si, justo ese mismo año, con sólo 54 años falleció mi padre con un ACV y ese año 2007 fue terrible. Yo lloraba y me preguntaba porqué me pasa todo esto?, tenía 23 años… Me puse a pensar opciones porque si no hacía algo urgente estaba muy complicado. Entrar en el veraz era un fantasma diario y ahí me dije ¿qué hago con toda esta mercadería? 

¿Cómo pudiste superar ese momento?

Pude conseguir un local en Paseo Las Palmas del Puerto de Frutos en Tigre, por medio de una amiga de mi mamá. Fue como mi primer entrada a la venta minorista. Después pasé a tener un local mejor ubicado.

¿Cómo siguió la historia?

Me dí cuenta que necesitaba cambiar, ampliarme a otro público y abrir algo en otro lado. Soy una persona que cuando me viene una meseta necesito generar algo nuevo porque es como que siento que me aburro. Conseguí en ese momento alquilar una casa en pleno centro de Acasusso. Como si fuese una señal, te cuento al margen, que está en la calle “Alfaro” y sigue siendo mi taller de producción y el primer lugar de cursos que armé. 

¿Cómo pasaste de vender tu producción a decidirte dar cursos?

Siempre estuve atento a las señales y recuerdo que una de ellas fue darme cuenta que la gente valoraba mucho cuando cambiaba las vidrieras todo el tiempo, algo que hacía para poder vender más. La gente se paraba me preguntaba si yo enseñaba eso… Ahí me dije “y si armo un espacio para tener alumnos?” Desde chico quise siempre ser profesor tengo a mi hermano más chico en una foto con un pizarrón enseñándole. En fin, tenía el espacio, debía acondicionar el lugar y comprar los tornos. Me tiré a la pileta y empapelé todo de cheques. Compré 4 tornos, cerré el local de Acasusso a la calle e hice todo de cero, todo a pulmón. Despues cerré el local de Puerto de Frutos que ya había cumplido un ciclo.

¿Qué respuesta tuviste con los primeros cursos?

Me acuerdo que en ese entonces mi objetivo eran 10 alumnos y con eso cubría el alquiler que era mi pretensión para empezar. Por suerte fue un éxito y ya antes de abrir el taller tenía 40 inscriptos y a los 3 meses eran 200 alumnos. 

¿Cómo se dio el crecimiento y cómo fué tener que armar un equipo de profesores?

Armé mi equipo de trabajo para dar las clases siempre sosteniendo el concepto de cuidar el trato personalizado. Las clases son de 6 a 8 personas y cuando tuve 90 alumnos hubo que sumar 1 sala más equipada con los tornos. Esa época la recuerdo como otro punto de inflexión. Sentí que había dado en el nicho de lo que la gente buscaba y que empezaba a cambiar todo. Mi calidad de vida, la de mi familia, todo iba mejor. Lo que vino después fue un crecimiento sostenido y actualmente entre los 3 talleres tenemos cerca de 600 alumnos. 

¿Cómo logras que las distintas sucursales mantengan tu impronta?

Mi rol hoy es poder llegar a visitar todas las clases como una visita especial, que ese día repasemos temas, que lleve propuestas y es muy bueno porque la gente me espera. Siento que al trabajar con personas tengo que capacitar mucho a mis profesores porque no hay margen de error. No quiero que nadie se vaya mal de mis cursos. 

¿Porqué llegaste a Nordelta?

Surge a través de una alumna a quien le debo mucho Liliana Gimenez que es también mi ortodoncista, siempre digo que es como mi hada madrina. Yo estaba en Acasusso y me dice “vos te tenés que ir a Nordelta porque vos vas a explotar” Conseguí un departamento y abrí ahí hace 3 años. En 6 meses el taller colapsó. La gente de Nordelta ya tenía las fotos de los talleres de Acasusso y eso ayudó. 

¿Cuáles son los próximos desafíos?

El proyecto que se viene es capital. Ya están abiertas las inscripciones. Es un proyecto grande. Tres pisos de 300 m2 en Palermo Hollywood con un Pottery Coffee Bar y con el concepto de venta de vajilla. Esperamos inaugurar en septiembre. Estoy feliz. Llegar a capital es un sueño.

“Siempre sentí que el proceso de creación en la cerámica tiene mucha correlación con la vida misma.” En la charla surgió tomar esta metáfora que nos regaló Nico y nos preguntamos: Será que de algún modo vamos "moldeando" nuestra vida? Al pensarlo podemos sentir como si se tratara de hacer y vivir nuestra propia "colección". Tomamos los materiales que tenemos, amasamos cada momento, nos abrimos, subimos, bajamos, nos quebramos, nos acomodamos y hasta nos guardamos esperando el momento de salir a mostrar quiénes somos y lo que logramos.

artículos relacionados

Andrea Frigerio: la multifacética estrella del ‘Limbo’

Entrevistas & Personajes

Andrea Frigerio: la multifacética estrella del ‘Limbo’

En una entrevista exclusiva con Country Magazine, la actriz habló de la nueva serie que protagoniza para Star+, nos contó cómo vive su rol de abuela y nos compartió sus secretos para mantenerse siempre bella y saludable.

Maca Paz: “Abril me hace inmensamente feliz”

Entrevistas & Personajes

Maca Paz: “Abril me hace inmensamente feliz”

Este año, la vida de la actriz y de su pareja, Rodrigo Pérez, dio un giro de 360 grados con la llegada de su primera hija. En un diálogo exclusivo con Country Magazine, Maca nos cuenta todo sobre el gran desafío de amor que la vida puso delante de su familia: acompañar la crianza de su beba, que nació con un síndrome genético desconocido. 

Gonzalo Bonadeo en vísperas de una nueva Copa del Mundo

Entrevistas & Personajes

Gonzalo Bonadeo en vísperas de una nueva Copa del Mundo

El reconocido periodista deportivo, destacado por cubrir los acontecimientos más importantes del mundo, se embarcará en un vuelo directo al evento futbolístico más esperado: Qatar 2022. Gonzalo Bonadeo habló en exclusiva con Country Magazine y nos contó sobre su cambio de imagen, la familia numerosa que formó junto a su esposa, Carmela Carey, y cómo fue que el gen del periodismo se mantuvo presente a través de las generaciones. 

Lorena Fariña: cuando la mente y el cuerpo son equipo, nada es imposible

Entrevistas & Personajes

Lorena Fariña: cuando la mente y el cuerpo son equipo, nada es imposible

Ella es triatleta amateur argentina y nos contó todo lo que pasa por su mente en este tipo de desafíos físicos, tan exigentes como gratificantes. Conocé más sobre esta atleta todoterreno.