Seguinos:

Tips para las fiestas

Mucha gente acostumbra a realizar ayunos o dietas, restringir carbohidratos, saltear comidas y muchas cosas más cuando sabe que ha comido o va a comer de más.

1. REALIZAR DE 4 A 6 COMIDAS DIARIAS. Mucha gente acostumbra a realizar ayunos o dietas, restringir carbohidratos, saltear comidas y muchas cosas más cuando sabe que ha comido o va a comer de más. La realidad es que esta “privación” de energía, lejos de acelerar nuestro metabolismo lo enlentece. Tengan en cuenta que un metabolismo enlentecido quema menos kcal aunque realice las mismas actividades, esto no es lo que estamos buscando! Por otro lado, esta “restricción” de energía hace que pasemos hambre, aumentando nuestra ansiedad por la comida. En el momento en que nos pongan algo tentador en frente, es muy probable que lo ataquemos sin pensarlo, consumiendo incluso una cantidad mayor a la que hubiéramos consumido normalmente.

2. NO LLEVARSE COMIDA APARTE. Anduve leyendo por ahí que mucha gente planea armarse una especie de vianda para evitar comer los platos elaborados por sus familiares y amigos. Para esto les dejo una frase de Charles Darwin: “No es el más fuerte quien sobrevive, sino aquel capaz de adaptarse al cambio”. Qué es eso de llevarse un tupper y no compartir la comida con el resto de la gente? Por favor les pido, seamos flexibles. Como siempre les digo, una ensalada no me va a hacer adelgazar como tampoco un pan dulce me va a hacer engordar. Lo que realmente importa son nuestros hábitos diarios. Si alimentarme saludable es parte de mi rutina, por dejarla de lado una vez cada tanto no pasa nada. Les doy mi palabra!

3. NO PLANTEARSE OBJETIVOS DIFÍCILES DE ALCANZAR. Claramente los 10 días que duran Las Fiestas no constituyen el momento ideal para comenzar un plan intensivo de descenso de peso. Si no me alimenté sano ni hice ejercicio durante todo el año, por qué me acuerdo justo en ese momento de empezar la dieta o salir a correr. Los hábitos saludables se construyen con paciencia, constancia y perseverancia. De la noche a la mañana y sin esfuerzo no se consigue nada. Razonemos antes de plantearnos determinados objetivos, porque muchas veces no alcanzarlos genera frustración.

4. TENER CUIDADO CON EL ALCOHOL. Me imagino que todos saben que el alcohol no es inocuo. El tema es que nuestro organismo no puede almacenar la energía que aporta, como ocurre con los carbohidratos, las proteínas y las grasas. Es por eso que cuando lo consumismos nuestro organismo comienza a utilizarlo como fuente de energía principal, hasta que se agota por completo. Esto hace que se detenga la utilización de los otros macronutrientes como fuente de energía. No está mal que tomen alcohol, mucho menos durante Las Fiestas. Pero traten de no empezar a tomar desde el mediodía jaja. Y otro tema, sé que muchas personas “ahorran” kcal de la comida para luego gastarlas en alcohol. Quiero creer que saben que esto no está bien. Se puede comer y tomar a la vez si se hace de forma consciente. Y a aquellos que realizan esta práctica, les deseo que no terminen en el hospital por un coma alcohólico. Con la salud no se juega!

5. INCLUIR TODO TIPO DE OPCIONES. Sería ideal que no todos los platos sean tan calóricos. Conozco muchas personas que tratan de no comer cosas pesadas, no para cuidarse sino para no sentirse mal después. De entrada podrían incluirse ensaladas, no necesariamente de lechuga y tomate. Se puede armar perfectamente una buena ensalada con alimentos más “divertidos”, como rúcula, quinoa y salmón. De postre también podrían incluirse brochettes de fruta fresca como banana y frutilla, chorreado con chocolate. Hay miles de opciones!

6. REPARTIR LA COMIDA QUE SOBRA. A muchos les debe pasar lo mismo que a mí, Las Fiestas se festejan en mi casa. Por eso, cuando se va la gente tengo la heladera y la alacena que estallan. Y al ver la comida ahí exhibida, hasta que no se termina no paramos, con la excusa de que se va a echar a perder. En estos casos, repartamos la comida que sobra con el resto de los invitados. Ellos también cocinaron y merecen desentenderse de la cocina al día siguiente, seamos solidarios jaja.

7. RESPETAR EL TAMAÑO DE LOS PLATOS. Una buena forma de controlar las cantidades de comida que consumimos es guiándonos con los platos. Sería genial que puedan servirse la entrada en un platito chico, el plato principal en un plato regular y el postre en otro platito chico. De esa forma habrá un límite objetivo, ya que el subjetivo puede que sea demasiado amplio jaja.

8. VISUALIZAR TODOS LOS PLATOS PARA ELEGIR. Todos sabemos que Las Fiestas se pasan en familia. Como resultado, solemos ser muchas personas y cada una de ellas llega al evento con un plato distinto, la mayoría bastante elaborados. La idea en este aspecto no es privarse ni restringirse, sino visualizar todos los platos disponibles para elegir cuáles tengo ganas de probar. Y aquella persona que tenga ganas de probar todo, no hay drama! Como les dije antes, traten de respetar el tamaño de los platos. Y no vale hacer una torre con la comida jaja!

9.NO COMER COMO SI FUERA LA ÚLTIMA CENA: Tengan en cuenta que durante Las Fiestas, vivimos de festejo en festejo. No solo hay que tener en cuenta la cena de Noche Buena o Año Nuevo, sino también todas las otras comidas “festivas” que vamos realizando con distintas personas a lo largo de diciembre. Es por ello que lo que no comí hoy puedo comerlo mañana. Lo mismo pasa con aquello que ya comí hoy pero me quedé con ganas de más. No es la última cena de nuestras vidas, traten de respetar las señales que les da su cuerpo.

Lic. Estefania Beltrami