Seguinos:

Ihnala, exhala y vuela

Volar, es una de las causas de mayor stress. No sólo el encierro, sino los miles de miedos que aparecen antes de subir a un avión y durante el vuelo. La falta de poder controlar, es una de las mayores causas de ansiedad y stress. Meditar es lo mejor que podes hacer en el aire. 

 

Aun si no tienes miedo a volar, cuando aparecen las turbulencias, la meditación puede ser un aliado importante para a manejar esos momentos. Para viajar a destinos largos es fundamental aprender a manejar esos miedos.

¿Por qué meditar en un avión?

En una entrevista para Womens Health Magazine, Cándida Vivalda, experta en meditación y mindfulness y co-fundadora de la app Bambú, una aplicación móvil que te ayuda, de forma sencilla y accesible, a tomar unos minutos diarios para meditar y estar más presentes, expresa: “Muchas veces pensamos que para meditar hay que estar en un lugar concreto, una postura concreta, con un perfecto silencio alrededor... pero en realidad no es así”

 “De hecho, a menudo es en los lugares más improbables y en los momentos más aleatorios, cuando que la meditación puede ser un aliada muy eficaz. Por ejemplo, en un avión”  

MO MEDITAR EN EL AVION

Aquí tienes las claves para relajarte en los aviones, superar el miedo a volar y aprovechar ese tiempo para llevar a tu mente, literalmente, hasta el cielo.

Las condiciones son más propicias de lo que podría parecer. Si viajas solo, podes hacerlo en silencio. Si viajas con niños u otras personas que desean realizarlo, puedes hacerlo en vos alta.

Es muy importante si estas con pequeños que no transmitirles tus miedos, solo explicales que es parte de una rutina de relajación. Si practicas yoga, meditación, maindfullness u otra actividad, lo verán mas natural.

-       Ya con la postura sentada, podés hacerlo tranquilamente. Espalda recta, cabeza apoyada en el respaldo.

-      Inhala profundamente por la nariz, cada una seguida por una exhalación lenta y larga con la boca abierta, para empezar a soltar tensiones. Tu cuerpo comenzara a expandirse cuando se llena de aire, y se relajara cuando se vacíe

-  Cierra los ojos, apoya las manos en las piernas y relaja los hombros.

-  Conectate con tu respiración natural. Enfocate en el pecho o en el abdomen, notando las sensaciones del aire en esas zonas de tu cuerpo.

-  Toma consciencia de tu respiración natural.

-  Ahora toma conciencia de los puntos de contacto de tu cuerpo con el asiento, y de tus pies con el suelo. Tu peso se descarga a través de los pies, piernas, glúteos, espalda.

-  Elige el punto de tu cuerpo en el que percibas más claramente la sensación de contacto, de peso. Esta sensación va a ser tu ancla, tu puerto seguro, al que volver cada vez que experimentes un momento difícil, de tensión en el vuelo.

-  Relajá. Puede que haya muchos pensamientos que se sucedan en tu cabeza... impulsos... intranquilidad... cada vez que notes que tu mente se agita, vuelve a la sensación de peso, de contacto, de esa determinada parte de tu cuerpo con el asiento, o con el suelo.

-  Realiza esta meditación al menos durante 10 minutos.

Vivalda dice: “la meditación nos permite darnos cuenta de que hay un lugar de calma en nuestro interior al que siempre podemos recurrir durante las situaciones que nos producen estrés o tensión, para poderlas gestionar de una forma más sosegada en lugar de reaccionar impulsivamente”.

“La meditación no es un objetivo para alcanzar sino un estado”

El primer paso para relajarnos en cualquier lugar es aligerar la mente, para ello es imprescindible sentarse y respirar profundamente con consciencia unos momentos.

Inhala. Exhala.

Si padeces de estrés y ansiedad y quieres reducirlo, que mejor que tomarse unos minutos cada día para uno. Esto te ayudará tambien a mejora tu concentración y disfruta más de tu día a día.

Inhala. Exhala.

En cualquier momento, en cualquier lugar.

Inhala. Exhala.

DATO: Iberia + Bambu

La app Bambú ha creado más de 80 minutos de meditación en formato vídeo y audio para los vuelos de esta compañía. El objetivo es ayudar a los pasajeros a relajarse, desconectar y dormir. Además, hay contenidos específicos para minimizar el miedo a volar (al menos el 25% de la población sufre de miedo a volar, y un porcentaje bastante mayor sufre de ansiedad en algún momento durante un vuelo).

Hay tres tipos de sesiones: una para relajarse, una para dormir y una para gestionar el miedo a volar. Cada sesión dura 10 minutos, y las instrucciones de meditación están acompañadas por imágenes relajantes. Además, Bambú ofrece en los vuelos una playlist con un curso completo de 9 audios para aprender a meditar.

 fuente: https://www.womenshealth.mag.com/