Descubriendo tu vocación: El camino hacia tu propósito de vida

“Hay dos grandes días en la vida de una persona: el día en que nace y el día en que descubre para qué.” Mark Twain.

Descubriendo tu vocación: El camino hacia tu propósito de vida

¿Alguna vez te preguntaste para qué viniste a este mundo?, ¿Cuál es tu propósito en esta vida? Probablemente sí y quizás hoy todavía te lo sigas preguntando. Sin embargo, la etapa más común en la que aparece este cuestionamiento es la adolescencia. 


La finalización de la escuela secundaria es, sin duda, un momento de inflexión. Cuando llega, aparecen además otras preguntas asociadas a la anterior: ¿Qué voy a estudiar? ¿Qué voy a hacer? ¿Cómo sigo? En medio de esa etapa de cambios físicos, psicológicos y corporales, de miedos y de crisis evolutiva, el adolescente “debe” además responder a estas preguntas e intentar visualizarse en el futuro.


La decisión vocacional es mucho más que la elección de una carrera o de un trabajo, ya que en la misma se trata de articular la propia identidad: ¿Quién soy?, ¿Quién quiero ser?, ¿Quién no quiero ser?, con el proyecto de vida: ¿Qué quiero hacer? ¿Cómo y dónde quiero vivir?


La elección


La elección no comienza en quinto o sexto año del colegio secundario, y tampoco ocurre de una vez y para siempre. Elegir es un proceso que nos acompaña toda la vida. En el caso del adolescente, elegir una carrera o una ocupación supone el reconocimiento de sus deseos, de sus motivaciones, de sus habilidades, de los mandatos familiares y/o sociales; así como el acercamiento a la información del mundo académico y laboral. Puede ser tanto un tiempo de descubrimientos y hallazgos, como de sufrimiento psíquico frente a esta, probablemente, primera decisión importante de su vida.


A veces, esta situación desborda al adolescente. Genera crisis, confusión, desorientación y aparecen frases como: “No tengo idea de qué quiero”, “Me gustaría ser Ingeniero, pero no soy bueno para las matemáticas”, “Me da miedo equivocarme”, etcétera.


Orientarse para encontrar la propia vocación


La psicología, a partir de la orientación vocacional, aporta un marco científico que apunta a abrir un campo de preguntas y respuestas, que no solo se limitan a la elección de un estudio o de un trabajo, sino que trata de transitar un camino en el que el orientador ayuda al orientado a encontrarse consigo mismo, a conocerse, a reconocerse como sujeto deseante y a encontrar ese hacer singular que sienta como su identidad vocacional, ese “hacer” que lo haga “ser” más él mismo.*


Texto: María Laura Martínez

IG: @marialaura.martinez.50596


Mini Bio

María Laura Martínez es Lic. en Psicología, dedicada a la clínica y especializada en Orientación Vocacional (graduada en la Universidad de Flores). Es Lic. en Ciencias Políticas (graduada en la Universidad del Salvador) y tiene un posgrado en Psicoterapias Psicoanalíticas (Centro de estudios en psicoterapias -Dr. Héctor Fiorini-). 

artículos relacionados

Hijos que emigran: cómo transitar el nido vacío

Actualidad & Reflexión

Hijos que emigran: cómo transitar el nido vacío

Esta tendencia se fue potenciando desde hace algunos años con las experiencias de trabajo de los jóvenes en centros de ski y resorts de playas, y se fue convirtiendo en una atracción para aquellos que soñaban con un cambio radical de vida o una búsqueda de oportunidades.


¿Qué energía nos traen los planetas para iniciar este 2024?

Actualidad & Reflexión

¿Qué energía nos traen los planetas para iniciar este 2024?

“Como es adentro, es afuera. Como es arriba, es abajo”

¿Inteligencia o inteligencias? Su implicación en la vocación

Actualidad & Reflexión

¿Inteligencia o inteligencias? Su implicación en la vocación

“Todos somos genios, pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil”, Albert Einstein.

La Belleza Auténtica: Abrazando nuestra singularidad

Actualidad & Reflexión

La Belleza Auténtica: Abrazando nuestra singularidad

En nuestra sociedad, la belleza ha sido tradicionalmente definida por estándares estrechos y superficiales que imponen una presión sobre las personas para cumplir con ciertos ideales de apariencia.