El sufrimiento no otorga derechos especiales

Ante un genuino dolor, o ante la presencia de personas que atraviesan verdaderos duelos, generalmente se abre en los demás, una espontánea compasión, humanidad y solidaridad. Pero tambien puede generar deseos de alejamiento.

El sufrimiento no otorga derechos especiales

La solidaridad o la compasión es algo biológico y hay un impulso natural de acompañar. Sin embargo el sufrimiento es otra cuestión y a menudo, suele despertar en los demás el deseo de alejamiento. J. Garriga, sostiene que hay un sufrimiento inevitable que es aquel que ocurre cuando nos visita el dolor de los hechos de la vida y hay otro sufrimiento evitable que es aquel que experimentamos como resultado de todos nuestros esfuerzos para evitar el dolor y nuestra incapacidad para aceptarlo.

Lo inevitable es el impacto y el dolor ante los sucesos acaecidos ya que, podemos hacer algo con lo ya ocurrido? Sartre sostiene, ”lo importante no es que han hecho conmigo, sino lo que he hecho con lo han hecho conmigo”. Podemos elegir la manera de vivir las experiencias. Ante la gravedad de algunos acontecimientos de la vida, hay personas que ingresan al camino del sufrimiento inútil: quejas, victimas, resentidos, justicieros, etc . Ellas son solo posturas o corazas para evitar la embestida hiriente que sufrió el corazón y nos alejan de nuestro ser, generando además, molestia, evitación y sufrimiento en los demás.

Podríamos distinguir asi, el dolor es la emoción que se activa y que nuestra biología pone a nuestra disposición cuando las experiencias nos duelen, cuando contactamos con vivencias de pérdida, cuando debemos soltar aquello que tanto queremos o cuando queremos alcanzar algo y no llega y el sufrimiento es una lucha contra los hechos.

Ninguna emoción es peligrosa en sí mismo, lo que puede ser disfuncional es la permanecia anclada a alguna de ellas ya que las emociones se caracterizan por moverse, ir, venir, irrumpir y desvanecerse.

Quien atraviesa el camino del dolor, logra integrar lo difícil, avanzar en los duelos y enriquecer la vida, quien queda anclado al sufrimiento, preso de sus gemidos, congela su mirada en su propio ser y no puede contemplar a los demás ni a la realidad circundante.

Ante un dolor muy fuerte que nos golpea la vida, la pregunta sería que actitud vamos a tomar?, que destino le vamos a dar a esa emoción que hoy nos trae desconsuelo.

Permanecer en el estado de sufrimiento vivido no otorga derechos especiales, solamente nos congela en un rol de víctima, genera más dolor en el otro y habilita al niño interior tirano y dolorido a que gobierne nuestros días.

Abracemos con valentía y coraje las experiencias que nos van surgiendo. Solo así podremos mirar y calmar al niño interior herido desde una nueva perspectiva más adulta para entender, aprender, avanzar y alcanzar el bienestar personal.

El sufrimiento no otorga derechos especiales

artículos relacionados

¿Exceso de grasa corporal = déficit de vitamina D?

Body & Soul

¿Exceso de grasa corporal = déficit de vitamina D?

La relación entre el déficit de vitamina D y los problemas óseos de raquitismo y osteomalacia se conoce desde hace años. No obstante, cada vez existe más evidencia científica que asocia dicho déficit con el aumento de masa adiposa, la resistencia a la insulina, el síndrome metabólico y el cáncer, entre otras.

Nutrición: Cineantropometría

Body & Soul

Nutrición: Cineantropometría

Decime cómo está compuesto tu cuerpo y te diré cuánto tenés que pesar

Ritmo circadiano: la clave para una buena salud

Body & Soul

Ritmo circadiano: la clave para una buena salud

Solemos vivir el día a día cargados de actividades de todo tipo y, muchas veces, nos olvidamos de que el descanso es tan o más importante que cumplir con toda tu agenda. Te contamos de qué se trata este ritmo circadiano y cómo hacer para lograr que tus días tengan un orden y un balance saludable entre descanso y actividad.

El fracaso de las dietas

Body & Soul

El fracaso de las dietas

Nuestra mente nos traiciona creyendo que nunca vamos a dejar de ser gordos y así caemos en las dietas. Pero las dietas son para un rato.