Chicas en Tecnología

Melina Masnatta es una de las mayores referentes en Tecnología Educativa de la última década. A través de la Fundación "Chicas en Tecnología" buscan achicar la brecha de género en disciplinas relacionadas con la ciencia y la tecnología.

Chicas en Tecnología

Según investigaciones en Argentina: las carreras de CTIM (Ciencia, Tecnología, Informática y Matemática), cuentan sólo con un 33% de inscripciones de mujeres y en carreras vinculadas a programación, el número se reduce a 16%. Si bien los estereotipos de género se construyen a temprana edad, el interés por desarrollarse en estos ámbitos termina de definirse en la adolescencia.

Melina siempre se interesó por esto y, con sólo 37 años, es co-fundadora de Chicas en Tecnología, Licenciada en Ciencias de la Educación (UBA), Magíster, Especialista en Tecnología Educativa (UBA), docente del área artística, entre otras cosas. Se desempeñó en muchos proyectos de alfabetización y participa de portales educativos virtuales y todo lo referente al área. Tiene su columna en La Nación y en otros medios. 

Country Magazine la entrevistó para abordar este tema tan interesante que no habla sólo de género, sino de educación, de cómo las jóvenes comienzan a interesarse en el mundo tecnológico y cuales son las carreras del futuro.


CMag: ¿Cómo surgió Chicas en Tecnología? 


Nace en el 2015, éramos un grupo de mujeres que nos reunimos porque veíamos que muchas de las que teníamos un perfil en el rubro de tecnología, estábamos estancadas. Luego, del grupo original, quedamos 4 que somos las co-fundadoras. Pensamos que para resolver la brecha de género, debíamos ir un paso para atrás, no pensar en nosotras, sino en una masa crítica. Buscamos datos y reconocimos que donde las mujeres deciden o no involucrarse en este ámbito, es la edad del nivel secundario, la adolescencia. Es donde los estereotipos y barreras de género, que si bien empiezan mucho antes, a esa edad es cuando definen la carrera. Entonces a partir de ahí, pensamos qué hacer y decidimos realizar programas libres y gratuitos. Nació así la fundación sin fines de lucro, donde comenzamos a diseñar programas, experiencias inmersivas, educativas e integrales para que las chicas puedan pensar desde la tecnología con una mirada más amplia, no sólo la carrera de programación. Desde hace 5 años tenemos cobertura nacional y a partir de la pandemia, cobertura regional. 

 

CMag: ¿Cómo ayudan a las nuevas generaciones para achicar esa brecha?


Nuestros programas son libres y gratuitos para chicas adolescentes de nivel secundario de todo el país y la región. Las chicas están en el centro de la experiencia y no requieren conocimientos previos. Cuentan con opciones de modalidad presencial y virtual.


Buscamos también que lo que ellas generen y creen con la tecnología, puedan transformar sus realidades no sólo como un camino de desarrollo profesional, o académico, sino también para que sea una espacio donde sus voces se escuchen. Que la tecnología sea una aliada a lo que yo quiero transformar o cambiar, es importantísimo. 


Para nosotras que las chicas puedan impactar en sus comunidades locales, en sus lugares es la clave. Hay un dicho que dice: “Donde vos estés, con tu tecnología transforma el mundo”


CMag: En el 2013 presentaste un proyecto de investigación sobre Vivir Juntos en las Aulas. ¿Ya en ese momento, presentiste que en los siguientes 7 años, la tecnología iba ser la principal fuente de estudio tanto para los educadores como los chicos?


Con el Proyecto de investigación “Vivir juntos”, no sé si presentía fuerte que la tecnología iba a tener un lugar principal pero sí entendía que tenía un canal muy potente. Yo trabajaba en escuelas, e hice mi tesis de maestría en esos espacios, donde veía la diversidad cultural pero también había otras brechas que no se estaban teniendo en cuenta vinculadas a la tecnología. Y descubrí que la tecnología podía tener esa potencia de que se escuchen las voces y el talento de todas estas juventudes por lo tanto empecé a identificar que había algo que la tecnología permitía expandir las voces de quienes usaban esas tecnologías. Esos niños/as pequeños/as que participaban de la investigación que eran de nivel primario, no sólo podían hablar, sino hacer videos, expresar lo que estaba pasando, contar sus historias a través de la tecnología. Con diferentes propuestas comenzaban a empoderarse, sabiendo que podían contar sus historias. 


Eso me hizo dar cuenta que podía haber un cambio, con tantos desafíos, no sólo por la diversidad cultural, no sólo homogeneizar en la democratización de poder expandir en lo que se creaba, sino generar curiosidad que es muy importante cuando hablamos de tecnología.


CMag: ¿Cuál es el impacto en los adolescentes acerca de la sobre información que hay en la Web, las apps y el acceso a la red en todos los hogares?


La sobre información la tienen todos, lo que pasa es que los jóvenes tienen menos filtro de experiencias, menos formación, son más propensos a consumir y a sobreexigir la capacidad cognitiva, hay una frase que dice “Internet es como tomar agua sedienta, te podes ahogar” entonces es muy importante que las fuentes seas fieles, hay que tener cuidado con las “fake news”. Ahí los padres deben estar presentes para cuidar a sus hijos. Hablar con ellos, escucharlos es muy importante.


Hay algunas apps móviles que generan adicción, no todas tienen control parental, recién ahora algunas hablan de la adicción en términos y condiciones, que nadie lee. En algún punto, hay que pensar en los usuarios.


El acceso a la red es otro tipo de desafío grande en Argentina, Latinoamérica y el mundo. He viajado a otros lugares por trabajo y es una constante, no solo en los países subdesarrollados hay este tipo de problemas, sino también en los desarrollados. 


CMag: ¿Cómo logran trabajar con las adolescentes en los desarrollos de emprendimientos con mirada tecnológica? ¿Cómo se conforma un equipo?


Buscamos equipos que se conformen de una mirada diversa, chicas que vengan de diferentes recorridos, que haya diversidad en el interior del equipo. La manera de desarrollar sus proyectos tecnológicos con impacto social van a ser más significativos si tienen esa mirada diversa.


¿Cómo logramos trabajarlo? En muchos casos en principio les acercamos herramientas cotidianas que estén familiarizadas, después se les enseña para qué lo están haciendo, y en ese recorrido se ven las necesidades, preocupaciones, siempre surge de una motivación intrínseca y personal, quiero cambiar eso, me gustaría generar lo otro...


Trabajamos sin trabajar con los conocimientos previos, y siempre identificando el porqué. El real sentido de lo que buscan. 


CMag: Si una adolescente quiere ingresar a un Star Up porque tiene una idea, ¿Como debería hacer?


Es un gran desafío en Argentina, en Latinoamérica y en el mundo donde hay un montón de capital semilla. Una de las cosas que hacemos en la organización, donde las chicas pasan por nuestros programas es acercarles posibilidades de seguir haciendo su desarrollo, o darles la posibilidad de trabajar en una empresa tecnológica, les mostramos todas estas posibilidades. El gran desafío es el desconocimiento. 


Lo primero es investigar e indagar organizaciones como las nuestras, hay otras también, y preguntar. Siempre preguntar. Es muy importante tener la curiosidad y focalizarse no solamente en lo que se quiere, sino indagar sobre otros temas y seguir preguntando. Parte de lo que nos interesa de quienes trabajamos en el mundo tecnológico es tener del otro lado gente curiosa/o. Hasta la pregunta más sencilla y fácil, siempre abre nuevos caminos...


CMag: ¿Ha crecido el índice de interés en las mujeres por el rubro IT?


Estamos buscando indicadores que nos ayuden a pensar si este interés cambia, y pensar en el rubro IT no sólo como programadores, sino también buscar talentos en diseño, en desarrollo, incluso que el proyecto crezca y que vaya en otras escalas. Hay muchas aristas para pensar, que se hace y fomentarlo.


CMag: ¿Cuáles son las carreras más elegidas de IT?


Tanto el diseño de experiencia de usuario como las de programación, se van a seguir reinventando, no solo en este rubro sino en todas las carreras. Por ejemplo, hoy la telemedicina cobró otro impacto o todo lo que tiene que ver con la arquitectura también. 


En el futuro más cercano, la ciberseguridad y manejo de datos, son carreras muy demandadas porque es el punto más sensible donde las organizaciones están desprotegidas por todo el ambiente tecno y se va a lidiar con los aspectos más éticos. 


Es importante aclarar que a partir de la pandemia, hicimos muchas propuestas libres y gratuitas, no solo para chicas sino abierta a todo el público en general y regional.


Texto: Carolina Bock


Melina Masnatta

Co-founder & Executive Director

CHICAS EN TECNOLOGÍA

https://www.chicasentecnologia.org

Chicasentek

Instagram: www.instagram.com/chicasentec

Twitter: twitter.com/chicasentec

Facebook: www.facebook.com/chicasentecnologia

 

artículos relacionados

La comunicación emocional en tiempos de incertidumbre

Negocios & Emprendedores

La comunicación emocional en tiempos de incertidumbre

Cambió la agenda, todo llega sin pedir permiso y se instala en nuestras vidas para quedarse. Frente a esta realidad, elegimos qué rol va a tomar nuestra empresa, y qué acciones y valores van a guiar la comunicación con nuestras audiencias.

Yerba mate orgánica, un super alimento

Negocios & Emprendedores

Yerba mate orgánica, un super alimento

Conocé Sentyres, la yerba orgánica que se abre camino en la región y se prepara para exportar

Diseños que vienen del aire

Negocios & Emprendedores

Diseños que vienen del aire

El arte de crear muebles con aviones

Management por Silvana Palmero de EPB&A

Negocios & Emprendedores

Management por Silvana Palmero de EPB&A

Herramientas que se convierten en oportunidades para fortalecer los equipos de trabajo