Lorena Fariña: cuando la mente y el cuerpo son equipo, nada es imposible

Ella es triatleta amateur argentina y nos contó todo lo que pasa por su mente en este tipo de desafíos físicos, tan exigentes como gratificantes. Conocé más sobre esta atleta todoterreno.

Lorena Fariña: cuando la mente y el cuerpo son equipo, nada es imposible

“Por ser tan largo, al Ironman solo llega el que vence a su propia cabeza”, afirma Lorena.


-¿Cuándo y por qué empezaste a entrenar?


Empecé a los 40, con la idea de hacer triatlón de larga y media distancia. No sabía qué era un Ironman, pero un amigo me decía que tenía condiciones y me insistió tanto que arranqué.

Siempre hice ejercicio de fuerza, gimnasio y CrossFit, pero nada aeróbico. Al principio la pasaba mal, pero de a poco me fui adaptando a la distancia. Empecé a correr y a nadar con un grupo, y así se hacía más llevadero, pero todo era empezar de cero.

Recuerdo que arranqué nadando 1000 metros y con bici empecé dando vueltas en Nordelta. Después, con un profesor, hice mis primeros 80 km., todos de una, y terminé muerta. Él me dijo: “Realmente, te tengo que felicitar”.

Con cada carrera aprendés algo nuevo, te deja una enseñanza diferente que te prepara para ir cambiando la mentalidad.

Hoy, me dedico especialmente al triatlón larga distancia (140.6), que son 3800 mts. nadando, 180 km. en bicicleta y 42 km. corriendo. También a la media (70.6), que son 1900 mts. nadando, 90 km. bici y 21 km de running.


-¿Cómo te preparás y qué objetivos te ponés?


Mi rutina de entrenamiento es de 20 a 30 horas semanales, de lunes a domingo. Son muchos meses de entrenamiento para medirme en 5 a 8 carreras anuales. 

Mi mayor desafío  es competir contra mí, mejorar los tiempos y la performance en todas las disciplinas.

Mi aspiración anual es clasificar para el campeonato mundial Ironman 70.3 y para el Ironman de Kona Hawái, la prueba emblemática de esta disciplina. Para lograrlo, viajo a distintas competencias, tanto en Argentina como en el resto del mundo.


-¿Cuál fue tu primer desafío?


A la semana de haber empezado a entrenar, para tener una motivación, me anoté en el Ironman más difícil del mundo, sin haber corrido ninguno nunca. Tenía solo ocho meses para prepararlo y fue un desafío muy grande.

Cuando llegó el día del Ironman Lanzarote en las Islas Canarias, eran 3500 mts. de desnivel, con vientos de 60 km. por hora y un calor tremendo. Al llegar, tomé dimensión de lo que era correr esa carrera, pero sentía tanta felicidad de estar ahí, que nada me asustaba. Mi pensamiento era: “Si termino este Ironman, puedo correr todo lo que me proponga”. Así fue como empecé mi carrera, porque a partir de ahí no le tuve más miedo a nada. 


-¿Qué vino después de esa primera experiencia?


Me di cuenta de que me gustaba competir, la sensación de dejarlo todo, pero sabía que para llegar al gran sueño de todo triatleta, que es llegar a Hawái con los mejores del mundo, tenía que cambiar todo. Es decir, primero, con respecto a mi alimentación, tenía que ser más disciplinada. Después, la conducta, aprender a convivir con sensaciones de incomodidad y superarlas.

En 2016, cuando arranqué con el IM (70.3), clasifiqué al mundial de media distancia y así lo hice todos los años. En mi tercer IM (140.6) 2018, clasifiqué para Hawái 2018, mi gran sueño. Luego, en 2019, clasifiqué para Hawái, pero se suspendió por la pandemia. Ese es el que voy a correr este año, en octubre. 


-¿En cuántas competencias participaste?


Llevo corridos 13 Ironman 70.3, 10 Ironman 140.6, 5 World Championship 70.3 (Australia 2016, Chatanooga 2017, Sudáfrica 2018, Niza 2019 y, próximamente, Utah 2021, que lo pasé para octubre de 2022) y 3 World Championship 140.6: Hawái 2018, Utah 2022 y estoy clasificada para Hawái 2019 que, por la pandemia, recién se correrá en octubre de 2022.


-¿Cómo estás posicionada? ¿Pensaste alguna vez que ibas a llegar a donde estás?


Logré posicionarme en mi categoría 45/50, en el puesto 7 a nivel mundial y en el 1 en Argentina. Cuando arranqué esto, nunca pensé que podía llegar. 


-¿Qué le dirías a alguien que quiere comenzar a entrenar en este deporte?


El Ironman se trata de estar ahí firmes. Todos pueden hacerlo. Hay que superar los miedos, las trabas, tener disciplina y cuidar la alimentación.

El Triatlón requiere de mucha dedicación a las tres disciplinas. 

Son horas de entrenamiento con calor, lluvia, frío, viento y hay que aprender a ser amigo de todos esos estados, porque para correr un Ironman, hay que aprender a superar todas las adversidades, pero sobre todo, hay que tener mucha fortaleza mental.


-¿Cuál es tu secreto para lograrlo?


Se puede tener talento, pero si la cabeza se quiebra, no hay manera de superarlo.

Por mi experiencia de estos años, te puedo decir que, por ser tan largo, al Ironman solo llega el que vence a su propia cabeza. Practicar este deporte es muy apasionante, siempre hay una de las tres disciplinas que cuesta más y que nos gusta menos.

Yo en el agua me siento como el Titanic, me cuesta, pero voy pensando que tengo que disfrutarlo porque es lo más corto. La bici es mi fuerte, mi pasión, me subo y siento felicidad, siempre pedaleo con el corazón en las piernas, busco sostener mi potencia, me voy auto motivando, en ese momento, pienso: “Esto se gana con inteligencia y no dejándolo todo acá, todavía te falta correr Lore, ¡cuidate!”, y no desespero.

Soy muy competitiva, pero a la vez soy paciente y, si me pasan, pienso: “Ya te voy a alcanzar, porque la realidad se ve al final”, y así me voy hablando, como si fuera una loca. Además, cuando me bajo de la bici para correr, analizo el viento y me auto chequeo. Después, me voy poniendo objetivos cortos dentro de la maratón. Voy de menos a más. Hago lo mismo que en la bici; me controlo, porque al principio son todos fuertes, pero después, quedan los que tienen esa fuerza interior difícil de superar.*



MINI BIO


Lorena Giselle Fariña nació el 26 de diciembre de 1976, está casada y tiene un hijo de 19 años. Lorena vive en el barrio los Castores, en Nordelta, y entrena en diferentes lugares, según la disciplina. Practica bicicleta, en Troncal de Nordelta, hace natación en Megatlon de Núñez y en el Club Santa Bárbara. A la hora del runnig elige Nordelta o Palermo y va al gimnasio Megatlon Núñez o Viken Nordelta. Sin embargo, en su historial figuran también otras disciplinas como patín artístico (durante 12 años), gimnasio complemento pesas (lo hizo 15 años), y CrossFit y CrossFit game (3 años).


Entrevistó: Andy Videla

Texto: Marina Cleris

artículos relacionados

Revolucionando la Cardiología: Un Viaje Emocional hacia la Salud del Corazón

Entrevistas & Personajes

Revolucionando la Cardiología: Un Viaje Emocional hacia la Salud del Corazón

El Dr. Martín Lombardero nos presenta su libro invitándonos a explorar cómo nuestras emociones afectan el corazón.

Familia nómade: 22 años recorriendo el mundo en un Graham Paige

Entrevistas & Personajes

Familia nómade: 22 años recorriendo el mundo en un Graham Paige

Con cuatro hijos nacidos en distintos países, el matrimonio Zapp lleva veintidós años viajando por el mundo en su Graham Paige, modelo 1928.

Marisa Brel y el remedio para la soledad

Entrevistas & Personajes

Marisa Brel y el remedio para la soledad

Reconocer públicamente que uno se siente solo, siendo una persona mediática, tiene una doble cuota de coraje.

Nito Mestre y "Vida": 50 años de una obra maestra del rock argentino

Entrevistas & Personajes

Nito Mestre y "Vida": 50 años de una obra maestra del rock argentino


El músico argentino celebra el aniversario de su icónico álbum debut. Repasamos su carrera desde Sui Generis hasta la actualidad.