Los 100 años del Garden Club Argentino: un centenario a pura historia

En Agosto se presentará el libro del Centenario del Garden Club Argentino, el cual contará con todos los detalles de la historia del ya legendario Garden Club Argentino. En esta nota te damos un anticipo.

Los 100 años del Garden Club Argentino: un centenario a pura historia
Cuenta la historia que en un soleado día de noviembre de 1912, en la Iglesia Anglicana de San Salvador del barrio de Belgrano, ciudad de Buenos Aires, se llevó a cabo un colorido y perfumado acontecimiento para amateurs, bajo el nombre de “Sweet Pea Show” (Muestra de Arvejillas). La entrega de premios estuvo a cargo de Mrs. Mackay, la esposa del cónsul británico en Buenos Aires, y el evento se desarrolló en el marco de un “Sale of Work” (Venta de Labores), para recaudar fondos con fines benéficos. 

Su éxito hizo que se convirtiera en un evento anual, e incluso incitó a la realización de otras exposiciones similares. Sin embargo, a pesar de las numerosas exposiciones florales que tenían lugar en Buenos Aires y sus alrededores, no existía ninguna sociedad organizada para el intercambio de conocimientos de jardinería, donde los problemas frecuentes en la vida de las aficionadas pudieran ser debatidos y esclarecidos. Fue así como un grupo de mujeres estadounidenses y británicas intervino, y decidió fundar un club. Aunque no formaba parte de nuestro calendario, las socias siempre participaron del Sweet Pea Show, el cual se llevó a cabo hasta la década de 1980. Sin embargo, la exposición floral decana en la Argentina pasó a ser solo una exhibición de arreglos florales no competitivos, con los que se decoraba la iglesia.

El 3 de agosto de 1921 se redactó el primer acta escritos, a pluma y en idioma inglés, lengua que se utilizó hasta 1986. 

 A tres años de su fundación, el club redactó sus primeros estatutos, con el fin de regular la programación de las exposiciones. A partir de 1926, pasaron a realizarse tres muestras florales al año: una era privada y se hacía en la residencia de alguna de nuestras socias, generalmente a fines de agosto; y las otras dos eran públicas, una se hacía en abril (otoño) y la más importante, en octubre (primavera). El primer ‘Annual Flowers Show’ se realizó el sábado 23 de octubre de 1926 en las instalaciones del Colegio Northlands, ofrecidas por su fundadora y socia de nuestro club, Miss Winnifred May Brightman, donde se utilizaron tres aulas y el té se sirvió “bajo una larga glorieta en el jardín”.

En los años ’30, el club comenzó a realizar grandes exposiciones. La primera se hizo en 1932, en el Prince George Hall, pero este centro de encuentro de la Comunidad Británica quedó chico y, con los años, se mudaron al Alvear Palace Hotel. Allí se bautizó con el nombre de ‘Central Flower Show’ y pasó a celebrarse cada mes de octubre hasta 1938, cuando el estallido de la guerra en Europa impidió su continuidad. 

Durante sus primeros 17 años de vida todas las actividades del club se desarrollaban en las casas de las socias. Dos veces al mes, en las residencias particulares se hablaba de flores y plantas, se compartían semillas y bulbos, pero también se organizaba y se debatía el accionar cotidiano de la institución. En la última reunión de cada año, las socias visitaban quintas de los suburbios, o alguna estancia o isla del Tigre. Finalmente, nuestro Garden Club tuvo su primera oficina en 1938, en San Martín 967 (CABA), la cual funcionó como sede del American Women’s Club, donde además de establecerse nuestra biblioteca, era el punto de reunión de la Comisión Directiva.

En los primeros años de la década de 1930, los residentes británicos en Buenos Aires, empezaron a dejar el centro urbano para comenzar a dar forma a una colectividad suburbana dispersa en pequeños grupos alrededor de la ciudad. Esto motivó a la socia Alice Bevan Chantrill de Bell a proponer, en agosto de 1934, que el club fomentara el interés por la jardinería en los suburbios, promoviendo la formación de grupos a los que se les proporcionarían libros, revistas, notas y calendarios de cultivo. Se trataría de pequeños clubes satélites, afiliados al “Club Madre”. Los primeros en formarse fueron los grupos Belgrano, Florida, Olivos y Quilmes, en los primeros meses de 1935. A ellos se sumó Hurlingham, que funcionaba de manera independiente desde 1927. El nacimiento de estas ramas revolucionó el modus operandi del club, y obligó a una reforma sustancial de los estatutos.

El lunes 4 de abril de 1938 se fundó el Rosario Garden Club. Fue en una reunión celebrada en la confitería Cifre’s, convocada por las señoras Sybil Knight, Irene Powell-John y Edith Howard-John. Todas las fundadoras eran norteamericanas o británicas, y vivían en las afueras de la ciudad, en los barrios de Fisherton, Funes o Alberdi, donde las casas tenían amplios y bellos jardines. El estallido de la guerra en Europa y todos los imprevistos que generó, hicieron que, recién en abril de 1948, el Rosario Garden Club adhiriera al club. Lo hizo en condición de “Club Afiliado”. Fue el primero en serlo.
 
A fines de 1994, el Buenos Aires Garden Club contaba con 44 jueces estudiantes, aunque solo 14 eran residentes en el área urbana de Buenos Aires. Se estaba haciendo realidad lo que por muchos años fue visto como una necesidad imperativa: que los grupos de toda la Argentina tuvieran sus propios jueces internacionales. La federalización iniciada por Lilian Villafañe era un hecho consumado. Se aproximaba el momento de cambiar el nombre al club, ya que en los años ’80, especialmente en Córdoba, empezaron a escucharse los primeros reclamos sobre lo anticuado que resultaba. Finalmente, se concretó en 1997 fue cuando se presentó el cambio del nombre y la Inspección General de Justicia lo aprobó en diciembre de 1999. 

 
¿Están intrigados con cómo sigue la historia?.
Hasta bien avanzado el siglo XX, en los documentos del club, las socias fueron llamadas solo por el apellido de sus maridos. Esto puede apreciarse en la lista de presidentas que se encuentra en el hall de la sede. Va un ejemplo, las tres primeras  fueron la Sra. Ackley, la Sra. M. Rofle-Rogers y la Sra. A. P. Allensworth. Hoy sabemos que la Sra. Ackley se llamó Anna Klopfer. Había nacido en Allegheny, Pittsburg, Pensilvania, Estados Unidos, el 11 de julio de 1879, y estaba casada con William Kerr Ackley. Dos años después la sucedió Sybil May Buxton. Había nacido en Davenham, Cheshire, Inglaterra, el 10 de mayo de 1880, y contrajo matrimonio con Ralph Rolfe-Rogers. En 1924 la reemplazó Elizabeth Cockburn, nacida en 1886 en Barton, Maryland, Estados Unidos y casada con Allen P. Allensworth.


¿Cómo se llamaron realmente las demás presidentes de Garden Club Argentino?
Lo sabremos en el libro del Centenario. que será presentado el 5 de agosto de 2021 el cual contará con todos los detalles de la historia del ya legendario Garden Club Argentino.



Garden Club Argentino.  
www.gardenclubargentino.com,ar
IG:@garden_club_argentino 

artículos relacionados

Andrea Frigerio: la multifacética estrella del ‘Limbo’

Entrevistas & Personajes

Andrea Frigerio: la multifacética estrella del ‘Limbo’

En una entrevista exclusiva con Country Magazine, la actriz habló de la nueva serie que protagoniza para Star+, nos contó cómo vive su rol de abuela y nos compartió sus secretos para mantenerse siempre bella y saludable.

Maca Paz: “Abril me hace inmensamente feliz”

Entrevistas & Personajes

Maca Paz: “Abril me hace inmensamente feliz”

Este año, la vida de la actriz y de su pareja, Rodrigo Pérez, dio un giro de 360 grados con la llegada de su primera hija. En un diálogo exclusivo con Country Magazine, Maca nos cuenta todo sobre el gran desafío de amor que la vida puso delante de su familia: acompañar la crianza de su beba, que nació con un síndrome genético desconocido. 

Gonzalo Bonadeo en vísperas de una nueva Copa del Mundo

Entrevistas & Personajes

Gonzalo Bonadeo en vísperas de una nueva Copa del Mundo

El reconocido periodista deportivo, destacado por cubrir los acontecimientos más importantes del mundo, se embarcará en un vuelo directo al evento futbolístico más esperado: Qatar 2022. Gonzalo Bonadeo habló en exclusiva con Country Magazine y nos contó sobre su cambio de imagen, la familia numerosa que formó junto a su esposa, Carmela Carey, y cómo fue que el gen del periodismo se mantuvo presente a través de las generaciones. 

Lorena Fariña: cuando la mente y el cuerpo son equipo, nada es imposible

Entrevistas & Personajes

Lorena Fariña: cuando la mente y el cuerpo son equipo, nada es imposible

Ella es triatleta amateur argentina y nos contó todo lo que pasa por su mente en este tipo de desafíos físicos, tan exigentes como gratificantes. Conocé más sobre esta atleta todoterreno.