Siempre sentí que la vida es rica

Eliana Trotta (36) abrió su primer Pani en 2010, ya tiene 10 locales y proyecta para Febrero 2020 desembarcar en Miami

Siempre sentí que la vida es rica

Entrar en “Pani” es siempre una experiencia única e irrepetible como lo es su dueña y como son las ambientaciones que ella misma diseñó con minucioso detalle. Con una amplia carta que va desde desayunos, brunch, almuerzos y sus reconocidos “teanner” todos pasarán por tu vista, pero raro es que te vayas sin probar la amada torta oreo que muchos buscan y que hizo famosa a la marca; relleno de chocotorta, marquise de chocolate, bañada en choclate blanco y el toque mágico de la mano de Pani.

Pani, es el sobrenombre que le puso su hermano cuando era chica. Se la puede ver inquieta e hiperactiva en su trabajo y seguramente en su casa ya que es madre de una hermosa beba, Matilda y esposa de Mariano Chiesa, locutor y actor reconocido por ser la voz de numerosas marcas y personajes. Se define como una soñadora en su trabajo y así lo expresa: “No paro de soñar nunca, siempre busco crecer y cada desafío renueva mis sueños. El proyecto del local en Miami lo estoy viviendo como un volver a empezar, siento que es el desafío de darme a conocer de vuelta. ”


“VENDER UNA TORTA PARA MÍ ES COMO VENDER UNA JOYA”


>>¿Cómo fueron los comienzos? Mi comienzo fue inconsciente, fue pura intuición. Soy muy de energía, siento que si le ponés energía sale. En lo económico me ayudó mi mamá para arrancar. Nadie creyó en mí más que mi mamá. Ella me prestó el dinero para empezar mi primer local. Antes de tener el primer local yo vendía tortas desde mi casa. Recuerdo que tenía la heladera llena de tortas, el piso lleno de cajas y el espacio era reducido. Hacía todo sola. Cocinaba, tomaba pedidos y entregaba desde mi departamento. El gran paso fue cuando me dije “Necesito ya un lugar, salir un poco de vivir y trabajar en el mismo espacio”. Buscaba un lugar chiquito, me gustaba mucho la calle Nicaragua y aunque en esos años era un desierto yo quería que la gente me encuentre, sentía que esa calle tenía la magia justa. Creo que no me equivoqué porque hoy está lleno de locales. Al principio me reboicoteaba y todo lo veía como mucho por eso fue clave mi mamá porque se decidió por un local mucho más grande del que yo buscaba. De repente me encontré parada en 200 metros de espacio, recuerdo sentir que era enorme. Mi mamá me dijo “No estoy loca, si yo no confiara en vos obviamente no haría esto, creo en vos” Tengo una relación hermosa, casi de hermanas con ella. A partir de ahí todo fue mágico.

>>¿Cómo fue abrir ese primer local? Recuerdo que me iba a dormir todas las noches previas pensando ¿Alguien vendrá? Me generaba pánico pero por otro lado yo realmente sentía que tenía algo diferente para ofrecer, una propuesta distinta a lo que ya había. A la vez sentía los miedos y los nervios típicos. Abrí y ya en ese fin de semana había cola en la puerta. No lo podía creer. Pasé de entregar pedidos a amigas y conocidos, vender por Facebook a un local que explotó de inmediato. La gente entendió que el lugar era algo más que sólo un lugar. Lo que tenía para transmitir se sintió y se interpretó. Mi sueño ya empezaba a ser realidad.

>>¿Cuáles crees son los diferenciales para que te elijan? Siempre le puse mucha dedicación a cada cosa que hice. Desde el comienzo vender una torta para mí fue como vender una joya y como tal la tenía que entregar como si fuese una joya. Diseñé las cajas mas hermosas que pude con esa idea. Todo estaba pensado, una bolsa hermosa, todo era hermoso. Despues con los locales busqué diferenciarme en la decoración. Cada uno tiene su personalidad y fue cambiando a medida que yo cambiaba. El primer local era mas romántico, muy femenino. Después vi que muchos locales copiaron eso y decidí que iba a abrir todos los locales con decoración diferente entre sí. Ninguno es igual hoy en día. Entras a Pani y sabés que estás en Pani, por los aromas, el ambiente, lo que se respira, el alma del lugar... pero son todos diferentes. Lo pensé con la idea de que la gente se mueva y quiera conocer cada lugar, que no te dé lo mismo porque cada Pani tiene su arte.


“SI LO SOÑAS YA ES EL GRAN PASO PARA QUE SE HAGA POSIBLE, DESPUES TE TENÉS QUE ANIMAR A HACERLO, PERO TODO EMPIEZA POR SOÑARLO.”


>>¿Cómo siguió la historia para llegar a abrir los locales siguientes? El segundo local fue como visagra porque estaba muy bien ubicado, en Recoleta. Con ese local pensé “acá tenés que entrar y no saber dónde estás, si es Argentina u otro lugar del mundo”. Quería algo mas cosmopolita. Eso atrajo mucho el turismo y explotó. Después armamos el concepto de las franquicias. El gerente de franquicias de Pani dice siempre “good place, good rents”, el lugar es clave.

>>¿Venis de una familia de emprendedores? Si, desde mi abuelo materno, que se escapó de Polonia en la segunda guerra mundial. Estaba casado y tenía una hija pero desaparecieron entonces él se tiró solo de un tren y se escapó. Llegó acá y puso un poli rubro “El local de la buena suerte” en Santos Lugares. Mi mamá actualmente también tiene su propia empresa. De cierta forma llevo en la sangre esto de ser emprendedora.

>>¿Cómo te inspiras para diseñar las cartas? Todo lo voy generando desde mí. Todo lo que se hace en Pani arranca con una intuición mía y se me vienen solas las ideas. Por ahí estamos en una reunión y yo digo “esperenmé” y ahí es como que ordeno en mi cabeza esas imágenes o cosas que se me vienen solas. Tal vez es algo que probé afuera, cuando viajo por ahí, pero nunca quiero traerlo tal cual, necesito mi propia versión, como desformarlo, trabajarlo y de ahí apropiarlo.

>>¿Cómo sugerís acompañar tu carta con las infusiones? El maridaje lo pienso según lo que sea dulce o salado. Lo dulce para mí va más con una limonada, algo que corte con tanto dulzor, y lo salado necesito agregarle un poco de dulce, al menos yo en mis emociones agridulces... lo tomaría tal vez con un ice-tea.

>>¿Cómo fue manejar el crecimiento exponencial que tuviste y cómo fue que Pani pasó las fronteras para llegar a Lima, a Asunción y próximamente a Miami? La marca fue creciendo primero con los locales propios entonces, al advertir ese crecimiento, desde lo operacional decidimos ir por el camino de las franquicias. Lima y Asunción son franquicias y son propuestas que nos llegaron por clientas. Para nosotros un franquiciado es un socio. Le damos todo armado y estamos 100% pendiente como si fuese propio. Tenemos una gerente de entrenamiento, manuales de operaciones y algo que no resolvimos es lo que tiene que ver con el diseño del local. Eso sigue dependiendo mucho de mí y de mi equipo de arquitectos. Me gusta que sean siempre diferentes y me gusta participar. En el caso del local que vamos a abrir en Miami no es franquicia, es propio. Es una posibilidad que se presentó y estaríamos abriendo en febrero 2020 aproximadamente, en el Aventura Mall.

>>¿Cómo ves la Pani de hoy con respecto a la que inició el negocio? La maternidad cambió mi manera de ser con respecto al negocio. Antes de Matilda siento que era como más inconsciente, como que seguía en el rumbo de emprendedora, todo más liviano para mí. A partir de Matilda y tener una familia propia siento que busco más ver el negocio en sí. Era más inocente y ahora con una hija me defiendo más, defiendo más lo que es lo mío. Con la maternidad también tuve la necesidad de renovar la carta en cosas más saludables.

>>¿Qué consejos le darías a quien está emprendiendo? Lo más importante es tener siempre una “zanahoria”, un proyecto que te inspire. A partir de ahí delineas el camino, hacés una línea cronológica que te lleve hacia eso. Después no importa si la zanahoria se va corriendo, el camino ya está trazado. Otra clave es creerte que si lo soñaste lo podés hacer. Tuve mucha gente que no creía en mí y yo tenía además que luchar con mis miedos. Por eso siento que en todo momento tuve algo extra de energía para sobrellevar esa incertidumbre que se te presenta. Superando los miedos mis sueños pudieron ser realidad.<<


EL TEANNER DE PANI

Pani fue uno de los restaurantes pioneros en conceptos innovadores como el “teanner”, conjunción en inglés entre “tea” y “dinner” o té y cena, que es un mix entre una buena merienda para los que salen tarde de trabajar mas una cena para aquellos que comen temprano y liviano.


“A PARTIR DE LA MATERNIDAD MI VIDA CAMBIÓ POR COMPLETO. MI MANERA DE TRABAJAR, LO QUE BUSCO CON EL NEGOCIO, TODO ES UN ANTES Y UN DESPUÉS DE MATILDA.

artículos relacionados

Revolucionando la Cardiología: Un Viaje Emocional hacia la Salud del Corazón

Entrevistas & Personajes

Revolucionando la Cardiología: Un Viaje Emocional hacia la Salud del Corazón

El Dr. Martín Lombardero nos presenta su libro invitándonos a explorar cómo nuestras emociones afectan el corazón.

Familia nómade: 22 años recorriendo el mundo en un Graham Paige

Entrevistas & Personajes

Familia nómade: 22 años recorriendo el mundo en un Graham Paige

Con cuatro hijos nacidos en distintos países, el matrimonio Zapp lleva veintidós años viajando por el mundo en su Graham Paige, modelo 1928.

Marisa Brel y el remedio para la soledad

Entrevistas & Personajes

Marisa Brel y el remedio para la soledad

Reconocer públicamente que uno se siente solo, siendo una persona mediática, tiene una doble cuota de coraje.

Nito Mestre y "Vida": 50 años de una obra maestra del rock argentino

Entrevistas & Personajes

Nito Mestre y "Vida": 50 años de una obra maestra del rock argentino


El músico argentino celebra el aniversario de su icónico álbum debut. Repasamos su carrera desde Sui Generis hasta la actualidad.