Mi casa en el Country: El despertar - El cantón

En esta sección Lore y Mariano, lectores de la revista, comparten su vivencia al soñar su casa.

Mi casa en el Country: El despertar - El cantón
En el hogar de Lore y Mariano se transmite alegría, paz y hay una energía difícil de explicar. Esta casa ubicada en El cantón, Maschwitz, está rodeada de mucha vegetación, una huerta que abastece todo el año y una vista a la laguna, que invita a disfrutar de momentos únicos. Su diseño fue pensado para compartir, contemplar la naturaleza, y recibir amigos y familiares todo el año. 

Esta pareja residía en San Isidro y nunca imaginó vivir en un barrio cerrado. Ellos buscaban una casa más grande, comprar un lote y construir para quedarse en la zona. 

No les convencía ningún terreno, no vibraban con el lugar y los precios eran cada vez más elevados. La idea de vivir en un barrio privado estaba muy lejos. Como el tiempo pasaba, empezaron a abrirse a otras posibilidades; comenzaron a recorrer Escobar, Ingeniero Maschwitz, Cardales y otras zonas aledañas. Pero en plena búsqueda, de repente, algo cambió, no solo su manera de pensar, sino su corazón. 

Lore es diseñadora gráfica, pero ya hace varios años que no ejerce, y desde el 2014, comenzó a estudiar biodescodificación, transgeneracional, registros akáshicos y otras terapias alternativas. Hoy, brinda talleres de arte “Emoción-Arte” para niños, junto a su amiga Antonella, psicóloga, que también vive en ‘El Cantón’. Mariano es arquitecto y, junto a su esposa, emprendieron un hermoso proyecto: “El hogar de sus sueños”.

Finalmente, después de hacer un recorrido por distintos lugares, unos amigos de la pareja se vinieron a vivir a ‘El Cantón’. “Fue entrar al barrio y sentir mucha paz, mucha calma. Nos transmitió algo, sentimos algo en nuestros corazoncitos y fue mágico, un amor a primera vista”, expresan.

‘El Cantón’ se divide en cuatro barrios: norte, islas, golf y puertos. “Fue recorrer uno y sentir que algo nos unía, como si perteneciéramos a este lugar. Poco a poco, fue cambiando esa decisión de no vivir en un barrio”, confiesan.
“Este lugar nos encanta por su sencillez y su gente”, afirma la pareja. Es un barrio sencillo desde la infraestructura, pero también lo es en cuanto a la gente que lo habita. En general, los vecinos se conocen y, cuando salis a caminar, la gente saluda. 
“Pero la decisión de venir a vivir acá fue, en parte, por sus lagunas, las cuales transmiten mucha paz, energía, luz y vida. Sentía que era nuestro lugar. Fue una conexión muy linda. Dijimos:  "Finalmente encontramos el lugar para vivir"”, recuerdan. 

EL PROYECTO

En ese momento, aún no sabíamos si íbamos a construir, así que durante unos cuantos años solo teníamos un terreno. En ese entonces decidimos hacer el camino de Santiago de Compostela. Mientras caminábamos, empezamos a plasmar esta ilusión, el sueño de hacer nuestra casa. Mariano, como arquitecto, empezó a diseñarla y, poco a poco, juntos, le dimos forma. Mientras pensábamos cada espacio para compartir, una chica que hace feng shui nos ayudó y, finalmente, pudimos llevar este sueño a la realidad.

En septiembre de 2018, empezamos a construirla. Fue todo un desafío, la casa en principio iba a ser toda en una planta, pero queríamos tener un espacio abierto para recibir familia, amigos y compartir talleres a puertas abiertas. 

Luego, agregamos patios internos, porque queríamos convivir con la naturaleza. “Somos amantes de la naturaleza”, aclaran. Además, otro dato es que este barrio tiene mucha fauna y variedad de aves silvestres, como espátulas y garzas, entre otras. 

Algo muy peculiar es que creamos un vínculo muy cercano con los gansos y siempre los alimentamos. Si bien forman parte del barrio, ellos vienen casi todos los días a casa a buscar su comida, a la mañana, al mediodía, a la tarde y a la noche. Napoleón e Iguana (como los bautizamos) están acá desde que nos mudamos. Ya han tenido cría dos veces. 

El paisajismo fue diseñado por Hernán, quien nos ayudó a darle vida a nuestro hogar. Creamos un sendero: ‘El camino de los sentidos’, que integra la naturaleza con el arte. 

En la planta superior de la casa hay un gran espacio multifuncional para relajarse, meditar y contemplar la música (Mariano tiene muchos instrumentos). Allí, también se dictan los talleres y hay una habitación de huéspedes para que puedan disfrutar de su estadía. 

‘El despertar’ es el nombre que lleva la casa de Lore, Mariano y Obi (su hermoso hijo perruno). “‘El despertar de la conciencia de nuestro poder interior. De encontrarse cada uno con quiénes somos realmente, para poder llegar a esa profundidad en donde uno simplemente es”, expresan.

En el hogar de ellos tres, sin duda, se respira amor.



Texto por:
Mi casa en el Country: El despertar - El cantón
 

artículos relacionados

Recibir en casa
Mi casa en el Country

Recibir en casa

Tradiciones familiares. Vero Brozzoni nos abre su casa en Santa Maria de Tigre para una producción de fotos imperdible!

Volver a las raíces
Mi casa en el Country

Volver a las raíces

En nuestro país, como en tantos países con vaivenes económicos, ya desde nuestros ancestros, surgen siempre ideas de emigrar en busca de un futuro mejor en otro lugar del mundo. Nuestra nota de tapa estuvo dedicada a quienes están pensando en emigrar, quienes emigraron, y quienes como en este caso decidieron volver a sus raíces.

Sentir Costa Rica en casa y en el corazón
Mi casa en el Country

Sentir Costa Rica en casa y en el corazón

Mariana y Martin nos abren las puertas de su casa en Terravista y junto a sus hijas Paloma (12), Bianca (9) Coral (7) formaron una familia encantadora. Nos cuentan todo sobre el proyecto y lo que los inspiró para cada rincón de su casa.

Ely Winter: Heredera del buen gusto.
Mi casa en el Country

Ely Winter: Heredera del buen gusto.

Ely Winter es una talentosa y reconocida decoradora, socia del Country Pilará. Nos abre las puertas de su casa en el country, a la que convirtió de a poco en su propio showroom.